Desarrollo y diversión

Cuando tu niño deja la cuna

Se trata de un paso natural que tendrás que tomar tarde o temprano y que implica una serie de ajustes en la rutina de un pequeño y sus papás.


Un día que fui a ver a mi bebé a su cuna, la encontré parada en la esquina del mueble que servía como cambiador, así que supe que tenía que comprarle una cama ¡pero ya! Fuimos en familia a elegir una de princesa para esta nueva etapa en la que mi bebé por fin se convertía en niña, pero…

Quería regresar a la cuna. Le expliqué que sus primas mayores ya usaban camas de niñas grandes y que con ello venían otros privilegios, como poder lavarse los dientes solas y elegir entre tres cuentos antes de dormir.

No podía dormirse. Como ya no era una bebé, dejé de ponerle su móvil con musiquita y me dijo que lo extrañaba. Entendí que tenía que seguir con su rutina de siempre, pues el cambio de cuna (su lugar seguro de siempre) a cama ya era demasiado para además incorporar otros.

Después de acostarla, se paraba para ir a mi cuarto. Por primera vez sentí que Anita tenía miedo. Los primeros días me quedé junto a ella hasta que se quedara dormida, pero pronto llegó a casa una caja sorpresa con un osito de peluche adentro que ahora es su mejor compañero de sueño.

Se caía de la cama. Estaba acostumbrada al barandal de la cuna y le tomó tiempo acostumbrarse a los límites de la cama. Mientras tanto, le puse un colchón abajo para amortiguar las caídas.

A medida que pasaron los días, mi niña fue adaptándose a su nuevo espacio para dormir. Pero para lograr la transición completa pasaron aproximadamente 3 meses, así que mantén la calma y acompaña a tu hijo en este proceso.

  • Leer Nota ->

    Desarrollo y diversión

    Desarrollo emocional de un pequeño de 2 años

  • Leer Nota ->

    Desarrollo y diversión

    Beneficios de la natación para tu pequeño

  • Leer Nota ->

    Desarrollo y diversión

    Familia

    Cómo lograr una infancia feliz para tu hijo

  • Leer Nota ->

    Desarrollo y diversión

    Actividades para estimular el desarrollo